¿Cuál es la relevancia del género en el cambio climático?

El Perú ha sido identificado como uno de los países más vulnerables al cambio climático, debido a su incipiente marco legal y político para la adaptación y mitigación, así como la fragilidad de sus ecosistemas y biodiversidad. Asimismo, se caracteriza por una diversidad cultural única y una fragmentación social profunda. En este contexto, los sectores más impactados por el cambio climático son los sectores agro-dependientes, en situación de pobreza, y dentro de éstas, las mujeres.

La desigualdad en el poder, garantía de derechos y acceso a recursos basada en las diferencias de género; las restricciones estructurales que condicionan la capacidad de actuación de las mujeres ante los riesgos; la marginalización de las mujeres y sus perspectivas en espacios y procesos de toma de decisión pública, particularmente en zonas rurales; y los saberes de las mujeres sobre el cuidado del hogar y del entorno, entre otros, son factores que influyen en la adaptación y los impactos de la crisis ambiental y climática en nuestro país.

 

¿Qué buscamos con los talleres de Género y Ambiente?

Buscamos enfrentar la falta de visibilidad y por lo tanto acción frente al impacto género-diferenciado de la crisis ambiental y climática en el Perú. Pese a este impacto diferenciado, y de una mayor visibilización del tema mujer y cambio climático en años recientes, sigue vigente la reproducción de creencias y prácticas de la sociedad patriarcal dentro de las organizaciones ambientales. Esto perjudica nuestros esfuerzos en muchos aspectos, al marginalizar los saberes y las perspectivas de las mujeres y al reproducir formas de opresión que contradicen la justicia ambiental y social que dichas organizaciones buscamos.

Consideramos fundamental visibilizar las intersecciones entre las luchas de género y ambiente para poder acercar y así fortalecer nuestros distintos esfuerzos; y para fomentar la solidaridad, empatía y colaboración entre grupos ambientalistas, feministas y activistas afines.

Asimismo, en el Perú, las normas culturales favorecen a las personas de mayor edad para puestos de liderazgo, toma de decisión y participación en asuntos públicos. Por esto, en diversos ámbitos las perspectivas juveniles muchas veces están ausentes o son marginalizadas, y cuando “muy políticas”, incluso reprimidas. Dentro de este contexto, las mujeres jóvenes son frecuentemente doblemente marginalizadas. Por ello, es propicio capacitarnos y articularnos como jóvenes ambientalistas con perspectiva de género, y así fortalecer nuestro alcance y visibilidad.

 

Sobre el Plan de Acción de Género y Cambio Climático

Finalmente, el contexto político está abriendo posibilidades para visibilizar y debatir el tema de género y ambiente. A raíz de la COP20, en el 2014 se realizó el Primer Diagnóstico Nacional de Género y Cambio Climático, y el gobierno peruano fue el primer gobierno de Sudamérica en comprometerse a desarrollar un Plan de Acción de Género y Cambio Climático (CCGAP). Como sociedad civil, debemos aportar y ser vigilantes de este proceso, particularmente la etapa de consulta pública nacional (a publicarse en la página web del MINAM en la quincena de setiembre, 2015) y la etapa de implementación.

 

A finales de setiembre, 2015, publicaremos las fechas y lugares de nuestros siguientes talleres sobre Género y Ambiente, dirigidos a organizaciones ambientales juveniles y activistxs ambientales.

Síguenos en redes sociales

Publicamos noticias actualizadas en nuestra página de Facebook.